La importancia de la formación en el deporte

Como en cualquier otra disciplina, aquellas personas que quieren trabajar deben estar bien preparadas. Ya no basta con tener una vocación o ganas de meter horas; es básico conocer todos los aspectos que entran en juego para desarrollar un buen trabajo. Sin embargo, no todo el mundo puede invertir el dinero y el dinero que supone una formación completa en la universidad, y ahí es donde cobran importancia los ciclos formativos.

De deporte sabemos casi todos en mayor o menor medida. Por ello hoy nos centramos en los ciclos formativos de deporte. Porque lo que antes se delimitaba a la actividad física pura y dura se ha ido desarrollando de manera transversal. Son muchos los ámbitos que trabajan de manera directa o indirecta con el deporte: nutrición, medicina, marketing o, lo que más nos interesa en nuestro caso, diseño gráfico. Cuando existen centros o entidades deportivas que necesitan vender productos y servicios a potenciales clientes, cualquier estrategia es poca si no se aprovechan todos los recursos.

El ejercicio físico y el deporte cada vez tienen más en cuenta la imagen, tanto de las personas que lo practican como los proveedores de servicio. Por ello, una buena estética en todos los lugares en los que se promociones es realmente esencial para la marca. Por eso, hay todo un nicho para que los diseñadores se especialicen y sepan hacer valer su talento para elaborar proyectos integrales que busquen maximizar las características del cliente. Nos referimos al logotipo, los carteles, el merchandising, etc. En realidad, se debe plantear a los clientes potenciales como una inversión que va a tener su retorno en cuanto a clientes más enamorados de la marca e identificados con ella.

A fin de cuentas, los deportistas cada vez comparten más su pasión y no dudan en mostrar dónde hacen deporte y qué utilizan para ello. Así, la visibilidad de las marcas en redes sociales es cada vez mayor sin necesidad de que tengan que invertir dinero en publicidad. De hecho, esa publicidad “involuntaria” es mucho más convincente que la que procede de la empresa propiamente dicha, ya que el resto de los usuarios se fían más de la opinión de otros deportistas que de las imágenes y textos procedentes de las empresas de marketing. Por eso, en caso de ver que un centro aparece en redes gracias a las fotografías de sus usuarios, sería interesante elaborar una estrategia de cara a la colocación de símbolos gráficos que refuercen la imagen de marca en las instalaciones.

A priori, no parece que el boom del ejercicio físico vaya a decaer en los próximos años. De hecho, parece que la preocupación por la imagen y la salud va en aumento, si cabe. Por este motivo, desde aquí animamos a todo el gremio de las artes visuales y expresión gráfica a interesarse por el mundo del deporte en términos de mercado de trabajo. Puede ser una gran oportunidad para encontrar oportunidades laborales y establecerse como expertos en un ámbito que aún tiene mucho por evolucionar desde el punto de vista de la imagen corporativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *