Ese genio llamado Dalí

El 11 de mayo de 1904 nace una leyenda del arte: Salvador Dalí; pintor, escultor, grabador y con un toque de escritor. Este artista llegó para ser recordado en la historia del arte como uno de los personajes más excéntricos y talentosos de su especie, además por llevar la corriente surrealista a niveles nunca antes vistos.

Sus obras parecen salidas de sueños, son impactantes y sin un concepto claro, puesto que se dejan llevar por la imaginación, pero algo sí está claro en sus pinturas y es la habilidad pictórica inspirada en el Renacimiento, denotada por su estética impecable y con trazos suaves llenos de colores.

Obras de arte que han pasado a la historia

Una de sus obras más importantes es La persistencia de la memoria, reconocida por la imagen de relojes derretidos, pero sus habilidades transcendieron también en el ámbito de la fotografía y la escultura donde desarrolló grandes obras solamente posibles por su gran imaginación.

El rasgo negativo de este genio era su megalomanía y narcisismo, que lo llevó a ser odiado y amado a la vez, puesto que los críticos de arte que apreciaban su obra se vieron empujados a sentir cierto repudio hacia él por su actitud, pero siempre dejando en alto la calidad de sus pinturas.

Como todo gran artista creó un universo llenó de coincidencias que formaron parte de una misma realidad dilatada en sus pinturas, una de las imágenes que más se aprecian es la del elefante este apareció una primera vez en Sueño causado por el vuelo de una avispa sobre una granada un segundo antes de despertar, esta imagen de los elefantes dalinianos es recurrente en otras piezas de arte, al igual que los huevos, las hormigas, caracoles y langostas.

Murió el 29 de enero de 1989 dejando un vacío en el surrealismo, con obras que no son comparables con ningunas otras en la historia del arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *