Cómo lo hacen las mejores masajistas eróticas

Los masajes y el placer han ido siempre de la mano, desde el principio de los tiempos, de ahí que se consideren milenarias algunas de las técnicas que se aplican hoy en día. Sin embargo, es importante tener una buena técnica y que la masajista en cuestión se tome muy en serio su trabajo. Últimamente, la gente anda como loca buscando un masaje nuru cuerpo a cuerpo, y es que la Ciudad Condal reúne a algunos de los mejores centros de masajes Shiva del mundo donde recibir este masaje tan especial.

Maneras de conseguir un buen masaje

Si buscas aumentar la pasión de la vida sexual, ya sea con tu pareja o con una profesional, el masaje es un método bastante efectivo. Cada vez se conocen más técnicas para conseguir la relajación y excitación al mismo tiempo. Seguro que alguna vez has visto a las tailandesas dando un auténtico recital. Pues bien, ellas tendrán años de experiencia, pero tú también puedes conseguirlo.

La técnica más simple es la del amasamiento, a la que estamos más acostumbrados, por la cual se levanta y aprieta la piel entre los dedos. Se pueden variar la intensidad y la velocidad según si lo que buscas es la relajación o la excitación. Obviamente, si vas bajando por la espalda, llegar a la zona de los glúteos y de la cintura será realmente placentero. Para aumentar las sensaciones, se puede cerrar el puño y utilizarlo en lugar de los dedos. Va genial para hombros, pies y pechos.

También se puede masajear con pequeños golpes, aunque para ello las zonas deberán estar ya calientes y está contraindicado comenzar de esta manera. Debes saber que la parte abdominal es la parte más sensible del cuerpo, de modo que hay que tratarla con mucho mimo. Lo más sugerente es hacerlo de manera delicada, con unos pequeños círculos o simulando que escribes letras con los dedos.

La mayoría de las técnicas tailandesas abogan por utilizar todo el cuerpo, y se recomienda hacerlo sin ropa porque así las sensaciones están a flor de piel. Las masajistas más experimentadas dominan los conocimientos de Oriente, con el objetivo de transmitir el máximo placer a los clientes a través del tantra. La elección de una buena masajista permite experimentar sensaciones que jamás podrías imaginar, de manera que encontrar un centro profesional en el que se cuiden todo tipo de detalles es vital para disfrutar al máximo de los beneficios de un masaje. La conexión entre la persona que da el masaje y la que lo recibe puede llegar a ser mágica, y mejora cuanto más se conocen ambos cuerpos. De ahí que recibir masajes de forma periódica se una de las vías de placer más reclamadas.

En los últimos tiempos se está poniendo muy de moda el masaje tántrico, que después de ir acariciando todos los recovecos del cuerpo, acaba con un masaje genital que lleva al clímax con una intensidad inusitada. Se diferencia entre “Lingam”, en el órgano sexual masculino, y “Yoni”, en el femenino. El dominio de estos masajes aseguran la satisfacción sexual plena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *